Dazu, el paraíso de la espiritualidad oriental

A 165 kilómetros al oeste de Chongqing, en el sur de China y a la orilla del río Yangtsé, se encuentra el yacimiento de Dazu, un increíble e inexplicable conjunto monumental formado por 50.000 esculturas y 100.000 inscripciones labradas en la roca.

Fueron esculpidas en los acantilados de los montes Beishan, Baodingshan, Nanshan, Shizhuanshan y Shimenshan y en diciembre de 1999 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En el norte del país hay otros lugares similares e incluso más antiguos, como las cuevas budistas de Dunhuang, Yungang y Longmen La primera montaña, que fue originalmente un campamento militar donde un general ordenó cincelar las primeras figuras en las rocas, reúne más de 10.000 imágenes de Budas y Bodhisattvas (aquellas personas movidas por la compasión que buscan  la iluminación). Aquí se puede apreciar perfectamente la evolución del arte rupestre chino, desde la barroca decoración de las estatuas datadas en la dinastía Tang hasta la esbeltez y la proporción de formas consumadas bajo la estirpe Song, pasando por la sutileza y el ingenio del periodo intermedio de las Cinco Dinastías (907-960).

debido a su estado de conservación y a su descomunal tamaño, donde este singular vestigio del pasado alcanza su máxima expresión es en el bosque que rodea al monte Baodingshan, que alberga otras 10.000 esculturas fechadas durante la dinastía Song. Erigidas desde 1174 hasta 1252 bajo la dirección del monje Zhao Zhifeng.

Hay un precipicio de más de 100 metros por el que transcurre un sendero en forma semicircular de casi medio kilómetro. En todo el recorrido hay diferentes figuras distribuidas en torno a un majestuoso buda tumbado de 31 metros de largo y cinco de alto. Las figuras representan a monjes y emperadores, príncipes, ministros y campesinos en escenas de la vida cotidiana de aquella época.

Junto al buda reclinado, que encarna el significado del nirvana, destaca una pequeña cueva que acoge a una diosa de la misericordia (Avalokiteshvara o Guanyin) y que es de oro.

De esta majestuosa figura salen 1.007 brazos que, entrelazados unos con otros, se extienden hacia el cielo abriendo el ojo que cada uno de ellos porta en su mano como símbolo de sabiduría.

La riqueza del conjunto monumental es tal que combina imponentes figuras de ocho metros de altura con delicados relieves de apenas unos centímetros modelados en la roca, así como miles de caracteres en mandarín con las enseñanzas recogidas en los Sutras y con crónicas escritas en la piedra que constituyen un incalculable tesoro documental.

Además del valioso yacimiento de Dazu, en China existen otros cien conjuntos monumentales con estatuas talladas en la roca natural de las montañas o de las cuevas.

Dichas figuras tienen su origen en la propagación del budismo en este país alrededor del siglo III, que trajo consigo el arte de la antigua India y su tradición de labrar la roca.

Dichas técnicas, denominadas Gandhara e influidas por la escultura griega que Alejandro Magno difundió por Asia Central durante el siglo IV antes de Cristo, fueron asimiladas por los artistas chinos. Así, entre los siglos IV y V se vivió el primer periodo de auge de este tipo de estatuas en el norte del gigante asiático, donde destacan las famosas Grutas de Yungang.

Erigidas en la ciudad de Datong, provincia de Shanxi, por casi 40.000 artesanos que trabajaron desde el año 453 hasta el 523, las 51 cuevas abiertas en un acantilado de un kilómetro de largo en el monte Wuzhou albergan 50.000 estatuas. Entre ellas, destacan los budas emperadores de 13 metros de altura que representan a los monarcas de la dinastía Wei del norte (386-584), que instauró el budismo como la religión oficial del Estado.

En el año 494, dicha estirpe trasladó la capital desde Datong hasta Luoyang. En esta ciudad de la provincia de Henan continuaron, e incluso mejoraron, la obra iniciada en Yungang en las también colosales grutas de Longmen. Durante los siglos posteriores, y adentrándose en la dinastía Tang (618-907) y en la Song del norte (960-1125), se esculpieron más de 100.000 imágenes de Buda en las 2.300 cuevas horadadas a lo largo de un kilómetro en la garganta que atraviesa el río Yi. Datadas en el año 336, las grutas de Mogao en Dunhuang (provincia de Gansu) son el último gran exponente de este tipo de arte al aglutinar 735 cavernas decoradas con frescos y 2.000 figuras coloreadas de Buda que se extienden por un área de 45.000 metros cuadrados y a lo largo de 1.700 metros en la pared de un cañón. Al igual que Dazu, posterior en el tiempo, estas tres hermanas mayores también han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

CONCLUSIONES:

Veamos: En las imágenes aportadas de este lugar se confirma que los exteriores no están terminados y la roca tiene un aspecto reblandecido.

Estamos sin ninguna duda ante otro de estos lugares donde hay construcciones inexplicables, enigmáticas y maravillosas que están por todo el mundo, que todos sabemos cuáles son y que tienen distinto estilo arquitectónico.

Ahora vamos a ver porque esta también es buena: En la información aportada se dice que “la riqueza del conjunto monumental es tal que combina imponentes figuras de ocho metros de altura con delicados relieves de apenas unos centímetros modelados en la roca, así como miles de caracteres en mandarín con las enseñanzas recogidas en los Sutras y con crónicas escritas en la piedra que constituyen un incalculable tesoro documental”.

Lo primero que no es posible; es que en esa época construyeran tal cantidad de figuras y relieves realizados con una precisión exquisita. Pero lo que de ninguna manera encaja con la verdad es que aseguren que hay miles de caracteres en mandarín, con las enseñanzas recogidas de los Sutras y con crónicas escritas en la piedra que constituyen un incalculable tesoro documental.

Esto sería cierto; suponiendo que esos caracteres estuviesen en mandarín, ¡Pero no lo están! Y desde luego no están traducidos, entonces difícilmente pueden suponer un incalculable tesoro documental y confirmar de esta manera la versión oficialista. En la que no se habla de otra cosa que no sean nombres de Reyes, de parentescos y de batallas ganadas. Es decir nada que concuerde con la realidad y simplemente son datos inventados para incorporar esos monumentos inexplicables a la historia de ese país. Ya que no pueden decir a su pueblo que no saben lo que es eso.

En la información aportada se dice que: Dichas figuras tienen su origen en la propagación del budismo en este país alrededor del siglo III, que trajo consigo el arte de la antigua India y su tradición de labrar la roca.

Veamos: Esto simplemente es un insulto a la religión de ese país. Ya que esa religión viene de la época en que os verdaderos constructores estaban entre nosotros y nos estaban comenzando a enseñar; tanto su tecnología, como ese aspecto religioso e inmortal de nuestra existencia. Pero como sabemos nosotros no llegamos a asimilar su tecnología y las religiones tampoco.

También se dice que: Dichas técnicas, denominadas Gandhara e influidas por la escultura griega que Alejandro Magno difundió por Asia Central durante el siglo IV antes de Cristo, fueron asimiladas por los artistas chinos. Así, entre los siglos IV y V se vivió el primer periodo de auge de este tipo de estatuas en el norte del gigante asiático, donde destacan las famosas Grutas de Yungang.

Veamos: Esto es otro insulto a la cultura de ese país, al decir que Alejandro Magno difundió esa escultura por Asia central durante el siglo IV a. C. y que fue asimilada por los artistas chinos. Esas esculturas no las hizo ninguna civilización anterior a nosotros y desde luego los antiguos chinos de esa época tampoco. Esas esculturas se estaban haciendo con esa tecnología de ablandamiento de rocas y generación de formas que estamos viendo en todo este tipo de construcciones. Y por supuesto estas construcciones de China también están sin terminar de construir, como lo atestiguan todas las imágenes que hay disponibles.

En la información aportada se dice que: Erigidas en la ciudad de Datong, provincia de Shanxi, por casi 40.000 artesanos que trabajaron desde el año 453 hasta el 523, las 51 cuevas abiertas en un acantilado de un kilómetro de largo en el monte Wuzhou albergan 50.000 estatuas. Entre ellas, destacan los budas emperadores de 13 metros de altura que representan a los monarcas de la dinastía Wei del norte (386-584), que instauró el budismo como la religión oficial del Estado.

Veamos: Estas 50.000 estatuas que están en 51 cuevas abiertas, en un acantilado de un Kilómetro de largo. Donde hay Budas emperadores de trece metros de altura, no pudieron haber sido construidos por esos 40.000 artesanos de la época que dicen. Ya que no es una cuestión de cantidad de artesanos, sino de calidad y en esa época no estaban cualificados para realizar semejante enormidad y semejante maravilla.

Esas estatuas y todas las de más de cien lugares como este que hay en China no las estaba haciendo ninguna civilización anterior a nosotros. Sino que fueron los verdaderos constructores tan humanos como nosotros y venidos de las estrellas los que con esa tecnología alucinante las estaban construyendo. Aunque como sabemos y por las razones explicadas en el artículo de la Atlántida jamás llegaron a terminarlas.

Ahora vamos a ver algo sorprendente: En la imagen aportada podemos ver una enorme portada en la que hay un personaje que tiene alrededor de la cabeza ese halo de santidad (según nuestra religión), que también tienen nuestros santos. Esto es algo que veremos en todas las culturas o asentamiento de constructores de distintas razas.

Y también podemos ver que es una portada como en la ciudad perdida de Petra en Jordania, donde podemos ver que tiene un aspecto reblandecido y desde luego no está terminada. Pero en lugar de ser una portada de estilo Griego o Romano, es una portada donde están representados distintos personajes.

Con toda claridad podemos decir que estamos viendo la misma técnica de construcción que en los capítulos anteriores; Esa técnica de ablandamiento de rocas y generación de forma que ya vimos en Petra. Y desde luego estas construcciones o representaciones están sin terminar de construir. Lo que quiere decir es que todos estos lugares que están por toda China se estaban construyendo al mismo tiempo y que en el mismo instante se aborto la construcción en todos ellos.

Y desde luego todos los mal llamados templos de China se estaban construyendo al mismo tiempo que los templos de los capítulos anteriores. Luego estamos viendo que todas estas construcciones inexplicables y maravillosas que están por todo el mundo se estaban construyendo al mismo tiempo en todo el mundo por una civilización humana que vino de las estrellas y nos creo a su imagen y semejanza en cuerpo y alma. (Más adelante abordaremos este asunto y espero lleguemos a la misma maravillosa conclusión a la que yo mismo llegué).

También estamos viendo que los rasgos raciales de las personas representadas en los muros de esos “templos” coinciden con los rasgos raciales de las personas de ese país que está alrededor de estos templos.

Y las personas que hoy en día estas visitando y admirando esos lugares, sintiéndose admirados e identificados con los supuestos constructores según la cronología que da la historia oficial de ese país. La cual no tiene nada que ver con los verdaderos constructores, pues son muy anteriores a los constructores de la cronología oficial y desde luego pertenecen a una civilización muy superior a la nuestra. Aunque somos sus iguales y pertenecemos a la misma especie.

Por tanto estamos hablando de que esa nación que está alrededor de esos templos tienen los mismos rasgos raciales que los verdaderos constructores. Esa civilización humana que vino de lejos y nos creo a su imagen y semejanza tanto en cuerpo como en alma, como lo atestiguan esos halos de santidad que tienen alrededor de la cabeza.

Alma que por supuesto estaría muy relacionada con su increíble tecnología y que nuestras religiones no pueden explicar de una forma creíble por estar incompletas. Lo que nos lleva a la posibilidad real de que el alma sea algo tecnológico, como tendremos oportunidad de valorar más adelante.

Todo está a medio construir, ¿por qué? Evidentemente porque se abandono la construcción antes de concluir. Pero también es evidente que si nosotros no tenemos esa tecnología ni ese nivel de consciencia que tienen los verdaderos constructores es porque estos ya no están entre nosotros.

Si ya no están entre nosotros es porque abandonaron este planeta antes de lo que tenían pensado y antes de concluir los templos, así como antes de dejarnos a nosotros sus iguales, tanto su nivel de conciencia como su maravillosa tecnología.

Estamos hablando por tanto de un abandono repentino del planeta y del proyecto Tierra por parte de esa civilización humana que llego de lejos, que nos creo a su imagen y semejanza tanto en cuerpo como en alma. Que terra-formo este planeta para nosotros, que trajo la totalidad de los animales que conocemos, así como el arbolado y las plantas medicinales y comestibles que conocemos, además del agua de los Océanos y el aíre que respiramos. En definitiva que trajo la vida a este planeta. (Tal como ya hemos considerado en capítulos anteriores)

Pero que por algún motivo se fueron y de la misma forma que todos los templos están sin terminar, nosotros también estamos sin terminar, puesto que no dio tiempo a que nos dejaran su tecnología y su enorme saber.

Si nosotros no nos fuimos con ellos, (ante el inminente peligro que se cernía sobre el Sistema Solar  como veremos), es porque no vinimos con ellos y no tenemos su tecnología por el mismo motivo. Por tanto nosotros fuimos creados aquí a su imagen y semejanza, tanto en cuerpo como en alma.

Nosotros no venimos del mono ni somos un mono evolucionado. Tenemos la misma cronología que esos mal llamados templos que están por todo el mundo.

El eslabón perdido de la especie humana no se ha encontrado ni se encontrara nunca.

¿Pero qué hay de todos los eslabones de la evolución de los animales? Se supone que los actuales pájaros antes eran dinosaurios, tendrían que estar las estanterías de los museos a rebosar de los distintos eslabones. Sin embargo no hay nada de esto. Y además ¿Solo hemos evolucionado nosotros?

LAS CUEVAS DE DAZU.

A 165 kilómetros al oeste de Chongqing, en el sur de China y a la orilla del río Yangtsé, se encuentra el yacimiento de Dazu, un increíble e inexplicable conjunto monumental formado por 50.000 esculturas y 100.000 inscripciones labradas en la roca.

Esta es evidentemente otra de esas construcciones enigmáticas y maravillosas que están por todo el planeta e inmediatamente nos damos cuenta que esta sin terminar de construir y también la textura reblandecida de las rocas donde están estas maravillas.

Como este lugar hay 100 más en China, además de los guerreros de terracota, la gran muralla China y las cuevas de Longyou y Huashan y unas 300 pirámides. Estamos hablando de algo gigantesco.

Fuente: murcia

admin

Grupo Ejud

noviembre 01, 2021

SIGA NUESTRAS NOTICIAS

Permanezcamos conectados y recibamos todas nuestras noticias y promociones actuales!

CÁBALA EJUD

Somos una escuela donde se imparten enseñanzas de Qábalah Hermética y de Cábala clásica. Nos fundamentams en conocimientos teóricos y prácticos, de saberes de la Sagrada y Antigua Sabiduría, perdidas en un distante pasado. Nuur Berenguer instructora de Qábalah, comparte enseñanzas que se adquieren y experimentan en el quehacer diario.

CONTACTO


© 2020 CÁBALA EJUD. Todos los derechos reservados. Diseño de IndianWebs.

SpanishCatalanEnglish
0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito esta vacíoRegresar a la tienda