Qué es el subconsciente y por qué existe

El subconsciente es uno de los grandes misterios de la humanidad. Todos sabemos que tenemos subconsciente, y lo hemos asumido como algo normal, pero si lo pensamos detenidamente, es muy extraño.

¿Cómo puede ser que una parte de nuestra propia mente esté escondida? ¿Cómo puede ser que no podamos acceder a algo que forma parte de nosotros? Si no lo tenemos nosotros, ¿dónde está?

Sin duda, es muy raro. Y aún lo es más que hayamos aceptado la existencia del subconsciente con tanta facilidad sin sorprendernos un poco más. Por esta razón, hoy explicaremos con detalle qué es el subconsciente realmente y por qué lo tenemos.

Es un elemento muy importante de nuestra vida. Y está directamente relacionado con el motivo por el que estamos aquí.

¿Qué es el subconsciente?

Para definirlo de una forma sencilla, podemos decir que el subconsciente es simplemente una parte de nuestra mente que no vemos. A efectos prácticos, tenemos una especie de velo que nos impide ver una parte de nuestra mente.

Es decir, si este velo no existiera, podríamos ver la totalidad de nuestra mente.

Pero esta no es la situación que vivimos actualmente.

Todos nosotros tenemos un “velo” que rodea el centro de nuestra conciencia, impidiendo que percibamos una parte de nuestra mente. A la parte que percibimos la llamamos “mente consciente” y a la parte que no percibimos la llamamos “mente subconsciente”.

Aquí es importante remarcar que este velo no modifica la estructura de la mente, simplemente hace que una parte esté oculta.

Es como poner una cortina que separe una habitación en dos. La cortina no modifica el tamaño de la habitación ni su contenido, simplemente hace que desde un lado no se pueda ver el otro. Pues el velo que divide nuestra mente hace algo parecido: no modifica nuestra mente, simplemente oculta una parte.

Tener subconsciente no es normal

Una vez tenemos una primera idea general de lo que es el subconsciente, un aspecto muy importante es entender que el subconsciente no es algo «normal».

Como decíamos al principio, no es normal que haya una parte de nosotros mismos que no veamos. Lo normal sería que el velo que separa nuestra mente no existiera y que pudiéramos percibirla en su totalidad sin problemas.

Teniendo esto en cuenta, surgen tres preguntas muy importantes:

  1. ¿Cuándo y cómo aparece este velo?
  2. ¿Qué hay detrás del velo? (Es decir, ¿qué hay en el subconsciente?)
  3. ¿Por qué existe este velo?

Para poder responderlas, debemos tener en cuenta varios hechos profundos del universo.

Y el primero es que somos eternos.

Esta idea puede sorprender a veces, pero en el fondo incluso la ciencia lo ha confirmado. La ciencia hace tiempo que ha descubierto que todo es energía, y la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma. Y esto implica que nosotros somos energía, y que ni nos creamos ni nos destruimos, solo nos transformamos.

O lo que es lo mismo: existíamos antes de venir a la Tierra. Lo que llamamos “nacimiento” no es el principio de nuestra existencia, sino solo una transformación.

No entraremos hoy en los detalles de esta transformación, pero el cambio más importante es precisamente el subconsciente.

Al venir a la Tierra, aparece el “velo” que hace que no percibamos una parte de nuestra mente.

Es decir, antes de venir a la Tierra ya existíamos, y éramos plenamente conscientes de toda nuestra mente. Este es nuestro estado natural.

Pero al venir a la Tierra pasamos por una transformación. Y esta transformación, entre otras cosas, hace que una parte de nuestra mente quede oculta.

¿Qué hay en el subconsciente?

Así pues, el velo que oculta una parte de nuestra mente aparece en el momento del nacimiento. Es algo específico de nuestra estancia en la Tierra. Antes de venir, no lo teníamos.

La siguiente pregunta es: ¿y qué hay en el subconsciente? ¿Qué hay al otro lado del velo?

Dar una primera respuesta no es difícil: básicamente, en el subconsciente está toda la información sobre nosotros mismos que ahora no vemos: todos nuestros recuerdos del pasado, todo lo que hemos hecho, cómo hemos llegado hasta aquí, etc.

En definitiva, en el subconsciente está toda la información sobre quiénes somos realmente.

Pero esto abre otra pregunta: ¿y quiénes somos realmente?

Para responderla, debemos tener en cuenta otro hecho muy profundo de la vida, y es que todo el universo es una unidad.

No hay ninguna separación real entre las cosas que existen. Todo está unido. Y esto también está comprobado a nivel científico. Si observaras tu mano a nivel atómico, por ejemplo, verías que está formada por una serie de quarks y electrones, que no se diferencian en nada del aire que la rodea.

Así pues, tú estás unido con todo.

Tú eres el todo. Esta es tu verdadera identidad.

Así que, ¿qué hay en el subconsciente?

Todo.

Cualquier cosa que quieras saber sobre el universo, está en tu subconsciente, porque todo forma parte de ti.

¿Por qué tenemos subconsciente?

Resumiendo lo que hemos explicado hasta ahora, todos somos parte inseparable de la Totalidad. Somos una unidad con el Universo, y antes de venir a la Tierra somos plenamente conscientes de ello.

Pero al venir aquí pasamos por una transformación que hace que aparezca un velo alrededor de nuestra conciencia. Este velo oculta una parte de nuestra mente y hace que tengamos una percepción limitada de nosotros mismos y de la realidad que nos rodea.

La pregunta final es: ¿y por qué sucede esto?

Pues bien, no es un error, ni un castigo, ni nada que se le parezca. Es un fenómeno planificado.

Pero el motivo principal es poder vivir la experiencia humana.

La humanidad tiene un papel muy importante en el Universo. No es una casualidad que exista este planeta ni que existamos nosotros. Hay una función que estamos cumpliendo.

Ahora no lo recordemos, pero esta función es muy hermosa y valiosa. Y nos ofrecimos a cumplirla por voluntad propia.

Y el subconsciente juega un papel vital en ella.

Mientras estamos aquí, ocultamos una parte de nosotros detrás de un velo para poder vivir como seres humanos. Y el subconsciente es lugar donde queda la parte oculta.

Es un poco como un «guarda ropa» donde guardamos todo lo que no necesitamos para venir aquí. Y cuando dejamos el planeta lo recuperamos.

No tiene muy buena fama, pero en realidad es un gran amigo. Él nos permite vivir la experiencia humana.

Y nos permite volver a casa cuando acabamos esta aventura.

 

Fuente: jananguita

admin

Grupo Ejud

julio 15, 2021

SIGA NUESTRAS NOTICIAS

Permanezcamos conectados y recibamos todas nuestras noticias y promociones actuales!

CÁBALA EJUD

Somos una escuela donde se imparten enseñanzas de Qábalah Hermética y de Cábala clásica. Nos fundamentams en conocimientos teóricos y prácticos, de saberes de la Sagrada y Antigua Sabiduría, perdidas en un distante pasado. Nuur Berenguer instructora de Qábalah, comparte enseñanzas que se adquieren y experimentan en el quehacer diario.

CONTACTO

  • Ronda del General Mitre, 232

  • 08006 Barcelona

  • Tel +34 630 51 50 52

  • info@grupoejud.com


© 2020 CÁBALA EJUD. Todos los derechos reservados. Diseño de IndianWebs.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo podemos ayudarte?